Como iglesia entendemos que nuestro propósito fundamental de ser, es que la vida de Dios se manifieste en las personas y como consecuencia experimenten un crecimiento integral que sea notable para quienes le rodean. No obstante, para llevar acabo esa tarea de forma integral, contaremos con 5 etapas de acción que surgen de la palabra “CRECE” y lo cual será nuestra filosofía de acción para alcanzar el fruto, consolidarlo, equiparlo y finalmente enviarlo a replicar el ciclo de acción.

Conectar

La palabra conectar sugiere crear un enlace entre dos personas o cosas. De modo que como iglesia entendemos que nuestro llamado es conectar a las personas primordialmente con Cristo, pero también con la iglesia y las actividades que en ella realizamos. Marcos 1:17; 1 Corintios 9:19; Romanos 10:14-17.

Reafirmar

La palabra reafirmar habla de consolidar, retener, establecer o afirmar al creyente. Como iglesia entendemos que nuestra responsabilidad es reafirmarles en la fe y la visión que Dios nos ha dado como iglesia. Es importante mencionar que existen dos tipos de personas. Hechos 15.36 Juan 15:16; Colosenses 1:28.

  1. Las recién convertidas: Ellos necesitan conocer la fe, fundamentar su vida en Cristo e identificarse con nuestra visión.
  1. Las que ya son creyentes: Normalmente existen muchas personas que han sido lastimadas en algunas iglesia, en otros casos se han retirado de la fe, o simplemente desean ser parte de la iglesia.

En todo caso, ambas personas necesitan CRECER en el Señor, conocer nuestro fundamento de fe, identificarse con la visión y sumarse a nuestra misión.

Equipar

La palabra equipar habla de tener las herramientas necesarias par ser un creyente maduro, responsable de su llamado y comprometido con la visión de la iglesia. Por un lado son creyentes que caminan por si mismos, pero al mismo tiempo están procurando hacer cumplir su llamado, es decir que comienza a trabajar por vocación y no por imposición.  1 Pedro 3:15; Marcos 8:34-38; Romanos 1.1-6; Juan 8:31-32; Juan 13:34-35; Juan 15:5-8; Mateo 28:18-20.

Comisionar

La palabra comisionar habla de encargar, delegar o asignarle cierta responsabilidad. Como iglesia entendemos que cada creyente, en potencia, es un líder y por lo tanto es nuestra responsabilidad proveer todas las herramientas disponibles para formar el líder que hay en él.  Hechos 1:8; Marcos 16.15; Mateo 28:19-20; Marcos 3:13-14.

Empoderar

La palabra empoderar nos habla de la delegación de autoridad y confianza en base de las competencias, habilidades o destrezas con las que cuenta para determinadas funciones en las que puede tener un poder de decisión y acción. habla de encargar, delegar o asignarle cierta responsabilidad. 2 Pedro 1:5: 5; Tito 1:5: 5; Hechos 15.25-26; Hechos 16:4-5.

Finalmente, es importante tomar en cuenta que acá se han presentado de forma general y conceptual, pero la practicidad del modelo la vamos a ver en imágenes anexas a este documento.